ESTACIONES DE APRENDIZAJE

Mis compañeras y yo preparamos unas estaciones de aprendizaje sobre el soplo, la relajación abdominal y la respiración como herramientas en la intervención con personas con alteraciones del lenguaje. Pero antes vamos a definir que son las estaciones de aprendizaje.

La idea principal de las estaciones de aprendizaje consiste en que los estudiantes realicen una unidad didáctica completa o bien sólo una parte, repartida en diferentes estaciones de trabajo. Es decir, las personas que llevan la actividad reparten todos los contenidos de una unidad en pequeños fragmentos que quedan a disposición de los alumnos en las diferentes estaciones. En lugar de ir introduciendo el material de forma progresiva y gradual, el alumno encuentra a su disposición la oferta completa de actividades que conforman la unidad didáctica desde que comienza la sesión. Las estaciones son lugares físicos en los que el estudiante se encuentra con una actividad determinada que ha de realizar, bien de forma individual, en pareja o en grupo. Se trata, por tanto, de una oferta de varias actividades que el estudiante ha de ir realizando según sus posibilidades, gustos e intereses. El conjunto de todas las estaciones dispuestas en el aula puede tomar el nombre de un recorrido de aprendizaje o circuito de aprendizaje. Estamos ante un camino, al final del cual, el alumno tiene que haber creado su propio conocimiento a través de su trabajo. Se trata de alcanzar un determinado objetivo de aprendizaje, paso a paso, o estación tras estación. No todos los materiales se adaptan al nivel general de la clase sino que están pensados para abarcar todos los niveles que conviven en un grupo y según este criterio nos encontraremos con estaciones más complejas para los alumnos más aventajados y estaciones adecuadas al nivel, para la mayoría de los integrantes del grupo.

En este caso nosotras utilizamos la temática animal para que las estaciones fueran más dinámicas y resolutivas. A continuación se explicará de que manera se llevaron a cabo:

-El soplo: Primero se explicó para que se utilizaban los ejercicios y los diferentes objetivos. Se realizaron dos actividades. La primera consistía en dibujar un animal y posteriormente echarle gotas de témpera y con unas pajitas intentar pintar el dibujo sin salirse. La segunda actividad consistía en hacer una mini batalla en el billar en el que los participantes se asignaban dos colores de bolas y tenían que intentar colarlas en los huecos contrarios soplando por pajitas.

La relajación: Esta estación se empezó explicando por que era importante trabajarla y después se realizaron ejercicios para relajar el cuello, la cara, brazos, espalda,etc. Se realizó en un espacio distendido y con velas. La actividad concluyó con un masaje.

La respiración abdominal: La estación comenzó con preguntas y posibles respuestas sobre por donde coger el aire para respirar y los beneficios de una buena respiración. Luego se explicó la teoría sobre la respiración abdominal y los participantes tenían que tumbarse boca arriba poniendo un peluche en el abdomen y practicando la respiración abdominal haciendo así que el peluche se moviera. Como último ejercicio se les enseñó una técnica para no coger aire por la boca, que consistía en hinchar un globo sin abrir la boca.